La lista azul clarito


En el año 2005, un joven ejecutivo de Hollywood decidió preguntar a su grupo más cercano de compañeros productores sobre los mejores guiones que habían leído ese año. El único requisito que debían tener los libretos era su condición de no nacidos. Ni siquiera engendrados. Es decir, se situaban en el limbo de proyectos interesantes en busca de creadores interesados. De esa encuesta, salió una lista de historias entre las que figuraba –por poner un ejemplo paradigmático- la en un futuro exitosa Juno. Desde entonces, se ha venido publicando anualmente una selección de los guiones más alabados pero con una producción incierta. Y a esa lista se la conoce como “The Black List”.

En Igual Arte Film Project, ni llevamos 9 años coleccionando historias; ni estamos interesados en clasificar nuestras tramas en función de su potencial. Simplemente queremos compartir un esfuerzo, sintetizado en pocas líneas, para que no quede en el olvido de un cajón de posibles. Con ello en mente, inauguramos nuestra “Lista Azul Clarito”. Bajo este rótulo incluiremos todos los argumentos ideados por este equipo de guionistas. Al menos, de los que tengamos constancia física. Son piezas que por el momento no llegaremos a rodar por diferentes motivos. Algunos exigirían una labor de producción inalcanzable a nuestras posibilidades; otros fueron pensados como meros ejercicios para adquirir práctica; también -por qué no decirlo- hay casos en los que, partiendo de vanas subjetividades, no se veía la chicha suficiente. Lo único claro es que la gran mayoría de story lines son buenos. El problema es que ya hemos elegido uno muy bueno del que hablaremos pronto.

Sin más dilación, abrimos esta lista con un Roi post-modernista. Una curiosa mezcla de géneros que partió de una fotografía en un magazine. Atentos:

LOS JUGADORES PRESOS DE ALCATRAZ

Año 1863. Hubo un equipo de fútbol que no tenía talento. El primero del equipo era tan feo como un topo, llevaba un pantalón roto en las rodillas y el pelo tan desaliñado como si un perro le lavara el pelo con sus dientes; el resto del equipo estaba tan limpio como siempre.

Un día llaman de otra prisión cercana para jugar un partido de fútbol. Cuando llegan, se dan cuenta de que lo que tienen que hacer es un musical sobre la Guerra Civil Americana, pero no sabían que su equipo no sabía nada de guerras.

Poco más tarde, en 1877 el equipo de fútbol de Alcatraz gana el trofeo al peor equipo del país.
La moraleja es que nunca seas mal perdedor y juega limpio.

Pronto. Más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos